Seguidores

Buscar en este blog, resultados arriba

Translate

jueves, 24 de junio de 2010

SEXTA PROFECIA MAYA

LLEGA UN NUEVO COMETA(u otro cuerpo celeste) y según esta profecía representa un claro riesgo.

Existen tendencias a opinar que el cometa es un proceso de cambio en el mundo y en esta ocasión se pide la cooperación internacional para que la humanidad afronte el cambio de rumbo.

Sin embargo la trayectoria del cometa se podrá cambiar de manera física, con algún artilugio que invente el hombre pero deberá también saber la humanidad que no se puede pasar por alto el aviso de la naturaleza.

Bueno, muy en la línea de películas "Hollywodianas" como "Deep impact" y otras. Pero que hay realmente de esto? Según la Nasa:

Este es APOPHIS. La imagen fue captada en 2004.


(99942) Apophis (conocido previamente por su designación provisional 2004 MN4) es un asteroide con una órbita próxima a la de la Tierra. Según los datos de la NASA, Apophis pasará muy cerca de la Tierra en 2029 y 2036, y una pequeña colisión con otro asteroide podría desviarlo hacia nuestro planeta, donde produciría un efecto superior al de 40.000 bombas atómicas.1

Estos hechos provocaron un breve periodo de preocupación en diciembre de 2004, cuando las primeras observaciones indicaban una probabilidad relativamente alta de colisión con la Tierra en el año 2029. Sin embargo, observaciones adicionales ayudaron a mejorar el cálculo de la órbita, demostrando remota la posibilidad de un impacto con la Tierra o la Luna en 2029.

Aun así, persistía la posibilidad de que durante el encuentro cercano de 2029 con la Tierra, Apophis pasara por una "cerradura gravitacional", una región muy precisa del espacio de no más de 400 metros de diámetro, que lo situaría en trayectoria de colisión para un futuro impacto el día 13 de abril de 2036.

Esta posibilidad mantuvo al asteroide en el nivel 1 de la escala de Turín hasta agosto de 2006. Nuevas observaciones de la trayectoria de Apophis revelaron que muy probablemente no pasará por la "cerradura", por lo que el 5 de agosto de 2006, Apophis fue rebajado al nivel 0 de la escala de Turín. A 19 de octubre de 2006, la probabilidad de impacto estimada para el 13 de abril de 2036 era de 1 en 45.000. Se ha identificado otra posible fecha de impacto en 2037, pero las probabilidades de colisión durante ese encuentro son de 1 en 12,3 millones.

Pero la cuestión es: ¿Estamos seguros de que este encuentro no tendrá lugar?
Al respecto conviene precisar que podemos afirmar en un alto porcentaje de posibilidades que tal colisión no ocurrirá pero hay otros riesgos añadidos de los cuales nadie puede estar seguro en en este momento. Riesgos como un posible choque con otro asteroide.

En otros círculos se comenta que dicho cometa puede haber pasado ya. Es decir, más de lo mismo: Especulación pura y dura o interpretación personal y caprichosa de la profecía.
Aparte de los datos de NASA, merecedores de crédito por cuanto son el resultado de un trabajo duro e incuestionable, tampoco podemos fiarnos al cien por cien de que nos vayan a contar toda la verdad si esta es "diferente".
Aparta de este estudio, insisto, está la evidencia de una concordancia que si parece que tengamos que tener en cuenta:
La Antigua Sumeria (actual Irak) y Mayas, separados por tantos miles de kms. y por bastante más distancia en el tiempo cronológico conciden en algo. Y ese algo tiene la misma base:


Cuerpo celeste que "vuelve" a visitarnos causando de todo menos tranquilidad. Si, el Nibiru Sumerio-Babilonio guarda muchas apariencias con este cuerpo celeste preconizado por los Mayas. La fecha de aproximación que unos y otros dan son próximas.
En un libro recientemente publicado, titulado 2012: cita con Marduk, el escritor e investigador turco Burak Eldem presenta una nueva teoría, sugiriendo que son 3.661 años los que duraría el período orbital del supuesto planeta y reclamando que habrá "una fecha de vuelta" para el año 2012. Según la teoría de Eldem, 3.661 es un séptimo de 25.627, que es el ciclo total "de 5 años mundiales" según el Calendario maya extendido. El último paso orbital de Marduk, añade, sucedió en 1649 a. C. y causó grandes catástrofes sobre la Tierra, incluyendo la erupción de Thera o como se conoce actualmente Santorini.

Los investigadores de la Universidad de Kobe en el oeste de Japón dicen que los cálculos usando simulaciones por ordenador les llevaron a concluir que es sólo cuestión de tiempo que se encuentre el misterioso “Planeta X”.


“La posibilidad de que exista un cuerpo celeste de la clase de los planetas aún desconocido con unas medidas de entre un 30 y un 70 por ciento de la masa de la Tierra en los confines del Sistema Solar es alta”, dice un resumen de la investigación publicada por la Universidad de Kobe. “Si la investigación se lleva a cabo a gran escala, es probable que se descubra el planeta en menos de 10 años”, comentó.
El Planeta X – conocido así por los científicos por no haber sido aún descubierto – tendría una órbita solar elíptica apaisada y orbitaría al Sol una vez cada mil años, dijo el equipo, estimando su radio entre 15 y 26 mil millones de kilómetros.
El estudio llega dos años después de que los libros de textos hayan tenido que rescribirse cuando Plutón fue eliminado de la lista de planetas.

Plutón fue descubierto por el astrónomos estadounidense Clyde Tombaugh en 1930 en el conocido como Cinturón de Kuiper, una cadena de restos helados en los límites del Sistema Solar. En 2006, casi una década después de la muerte de Tombaugh, la Unión Astronómica Internacional declaró que el cuerpo celeste era simplemente un planeta enano en el abarrotado Cinturón de Kuiper.
Los astrónomos dijeron que la órbita apaisada de Plutón solapada con la de Neptuno lo excluía de ser un planeta. Definieron el Sistema Solar con sólo el conjunto clásico de Mercurio, Venus, la Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

El equipo apuntó que se han encontrado más de 1100 cuerpos celestes en los confines del Sistema Solar desde mediados de los 90.

Para terminar, os dejo estos tres vídeos de corta duración. El primero filmado en Rusia, los siguientes en Padova y Roma (Italia). Tomando con la debida precaución las imágenes que veremos, resultan enigmáticos de verdad.
En absoluto vamos a descartar el fraude, pero el primero de ellos nos ofrece un mapeado de las imágenes que muestran una posible existencia física del objeto.





Publica en tu red

Bookmark and Share

Entradas populares