Seguidores

Buscar en este blog, resultados arriba

Translate

martes, 1 de diciembre de 2009

EL PODER DE LA MAGIA EN EL ANTIGUO EGIPTO

ES COMUNMENTE ADMITIDO QUE LOS JEROGLÍFICOS TIENEN UN DOBLE VALOR: FONÉTICO Y SIMBÓLICO. ¿PERO QUE PASA CON EL OTRO? SI, HAY UN TERCER VALOR. EL MÁGICO; PUEDE QUE EL MÁS IMPORTANTE Y QUE FUÉ RESERVADO PARA UNA ESTRICTA ELITE.
Los jeroglíficos tenían un fuerte componente mágico. Se les atribuía un poder mágico inherente a ellos, capaz de devolver la vida a aquello que representaban.

En las tumbas las palabras escritas y pronunciadas eran una fuente de vida. En este sentido, ensalmos que componen lo que los egiptólogos denominan, TEXTOS DE LAS PIRÁMIDES, TEXTOS DE LOS SARCÓFAGOS Y LIBRO DE LOS MUERTOS, tenían por objeto proteger a los muertos en su viaje al más allá, incluso puede que también permitieran a una selecta élite de iniciados obrar prodigios imcomprensibles.



Una de las maneras de dotar de vida mágica a un jeroglífico es recitarlo en voz alta. Se creía que cualquier tipo de objeto podía volver a la vida atraves de este acto mágico.

A principios del Imperio Medio, se comenzó a incluir en el equipamiento funerario, las SHABTIS, pequeñas figurillas de sirvientes a modo de momias, que podían cobrar vida a través de lo jeroglíficos que las envolvían, siempre que el fallecido necesitase su ayuda.



LLevaban amuletos con la forma de determinados jerogíficos, tales como el ANJ;
símbolo de la vida y la totalidad.




También usaban collares con peticiones grabadas en ellos de acuerdo con la creencia de que los objetos con ensalmos inscritos, gozaban de un gran poder.

Así cuando una persona cáia enferma, era costumbre darle de beber agua, que por el simple hecho de haber sido vertida sobre el objeto con la inscripción, poseía poderes curativos.



Había quienes incluso bañaban sus herídas con este agua mágica, o bien se hacían pintar en la piel tatuajes con jeroglíficos mágicos, creyendo que bastaba con chupar esa zona decorada para alcanzar la curación.

Por último este símbolo que veis, con dos brazos apuntando hacia arriba, es la expresión jerogífica del KA, el espíritu, el alma, la energía divina. No os imaginais la sorpresa que nos aguarda en un próxima entrada. ¿Creeis que nórdicos y egipcios, runas y jerogíficos, no tienen nada que ver? Mantengamos el interrogante...

Publica en tu red

Bookmark and Share

Entradas populares