Seguidores

Buscar en este blog, resultados arriba

Translate

lunes, 1 de marzo de 2010

El otro TRIANGULO MARINO: EL TRIÁNGULO DEL DIABLO

Documental en el que se nos expone una teoría sobre agujeros negros y que podría dar una explicación, a las famosas desapariciones en la Tierra. Ciéntificos diversos y de reputación se aventuran en ese más allá que a veces no sabemos bién a que distancia se encuentra de nosotros.



Muchos científicos sostienen la teoría de que la misma física que gobierna los agujeros negros del espacio puede existir en la Tierra. El Triángulo de las Bermudas, donde han desaparecido un sorprendente número de barcos y aviones, así como el denominado “Triángulo del Diablo”, que abarca toda una zona frente a la costa este del Japón.

Uno de los principios del Hermetismo afirma: "Como es arriba es abajo, como abajo arriba."
Si aplicamos este axioma a lo anteriormente mencionado.....¿Por que no?



Nos estamos esforzando tanto en conocer mundos exteriores, que quizás estamos ignorando la esencia misma de muchos fenómenos que se producen en nuestro planeta y que bien podrían ser explicados si se dedicaran más recursos a la investigación de los mismos.
Alguien dijo en una ocasión: "Hay otros mundos, pero están en este."
Quizás debiéramos tomar este lema más en consideración, cuando hay lugares de nuestro planeta que son tan desconocidos para nosotros como cualquier lejano astro.

El Triángulo del Dragón sigue una línea que va desde el oeste de Japón, al norte de Tokio, hasta un punto del Pacífico y vuelve por el este, pasando por las Islas Ogasawara y Guam para subir, de nuevo, hacia Japón.




Se trata de una zona de gran actividad sísmica, con un fondo marino en continua transformación y fosas de 12.000 metros de profundidad. Islotes y masas de tierra emergen y desaparecen antes de poder ser cartografiadas. Hay cartas de navegación en las que marinos experimentados han incluido trozos de tierra en los que han desembarcado y que ya no existen.

Otra peculiaridad de la zona es la relativa a línea agónica que significa que los polos magnéticos del norte y los del sur no tienen ninguna desviación como sucede en el resto del planeta. En el triángulo, el magnetismo, afecta a menudo las brújulas y puede hacer que barcos y aviones pierdan la orientación.

Desde hace miles de años los habitantes de la zona la han calificado como extremadamente peligrosa porque se han producido múltiples desapariciones y sucesos muy extraños.



Las narraciones más antiguas hablan de dragones que surgen de las profundidades para tragarse naves o islas y que se vuelven al fondo del mar sin dejar ni rastro.

Según una leyenda japonesa, existe bajo el "Mar del Diablo", un reino donde el tiempo se halla detenido, también habla de barcos fantasmagóricos que aparecen repentinamente como si subieran de las profundidades para desaparecer al cabo de un momento.

Despertó el interés mundial científico y naval cuando se empezó a informar de barcos patrulla, pesqueros y aviones que se desvanecían sin dejar rastro de naves y tripulación.

El gobierno japonés, en su afán por saber el motivo de la pérdida de barcos y personas, financió en 1955 un buque de investigación, el Kaio Maru 5 , para estudiar el Mar del Diablo. Pero el barco desapareció con todos los científicos que integraban la expedición, lo que llevó al gobierno japonés a etiquetar la zona como "oficialmente" peligrosa.


Mapa del archipiélago Izu, centro de las leyendas del Mar del Diablo


Fue a finales de la década de los sesenta cuando se empezaron a establecer conexiones con el Triángulo de las Bermudas. En Japón, obviamente, las historias sobre desapariciones de barcos en la zona eran muy conocidas pero rara vez saltaban a la prensa internacional.

Este triángulo y once más fueron señalados por el investigador y biólogo Iván Sanderson y sus colaboradores. El grupo estaba formado por científicos especializados en distintas disciplinas: geólogos, meteorólogos, físicos, astrónomos, etc. Según ellos, existen en el planeta doce zonas de grandes perturbaciones geomagnéticas. Dos de ellas son los Polos y las restantes son todas marítimas. Se encuentran repartidas muy regularmente: cinco de ellas alrededor del paralelo 30 grados de latitud norte, y otras cinco en el paralelo 30 grados sur. Están separadas por distancias de 72 grados en cuanto a longitud


Publica en tu red

Bookmark and Share

Entradas populares