Seguidores

Buscar en este blog, resultados arriba

Translate

sábado, 3 de septiembre de 2011

PRÁCTICA DE LA OUIJA: UN CASO REAL

Un frío día de marzo hace ahora 30 años, un grupo de 8 adolescentes aburridos y y sin un duro (de entonces) en el bolsillo, aprovechan la huelga de profesores y en un oscuro garaje-trastero-almacén de todo de uno de ellos deciden realizar el juego de moda que causa furor: LA OUIJA


Por tablero un rugoso aglomerado que a la vez hace de mesa, las letras, manualmente impresas en papel de apuntes del día anterior. Completa el utillaje necesario un vaso de vidrio, donde los 8 dedos se las ven y se las desean para encontrar sitio.
Entre el vacile general y los comentarios jocosos de turno, da comienzo la sesión. Y.... nada de nada. Claro, el desatino general hace imposible cualquier resultado aunque fuese fingido. Se hace un llamamiento a la seriedad, que de forma inaudita es atendido y respetado.
Los ocho dedos sobre el vaso y un silencio increible para adornar la escena. El encargado de preguntar... pues eso.....pregunta. El caso es que no recuerdo muy bien cual fue la pregunta de inicio, pero aquel vaso comenzó a moverse lentamente en círculos sobre aquella superficie rugosa. Dentro del estupor general, comenzaron a oirse los susurros inevitables que preguntaban: "quien está empujando el vaso".
Pero no, cualquiera que conozca la superficie de un aglomerado, coincidirá conmigo en que si alguien intenta empujar algo como un vaso, inevitablemente, tal rugosidad hará que vuelque de manera incontestable.


Y aquello seguía dando vueltas y cada vez más liviano. Las risitas se tornaron en murmuraciones tensas y expresiones serias. De repente, paró. Alguien preguntó: ¿Quien eres? Y ante el estupor general, el vaso elaboró una respuesta sorprendente: "Mark Creufteld", un alemán que al parecer murió ahogado en el río que al lado mismo de aquellas vivienda discurre, allá por 1938.


Hubo una siguiente pregunta y no dio tiempo a más. Aquel vaso giraba  cada vez más deprisa, era imposible que ninguno de los ocho, estuviese empujando, a esa velocidad habría volcado. Y es que la rapidez del giro era tal que la inquietud tornó en miedo. Y cuando el vaso salió disparado en uno de los giros hasta estrellarse contra la pared de hormigón, el pánico se apoderó de los asistentes, al tiempo que alertada por la expresiones  que se lanzaban al aire, la madre de nuestro anfitrión descendió hasta el garaje.
La buena mujer presenció in situ como uno de los viejos cuadros con escenas de caza salía despedido y santigüandose con el rostro desencajado nos conminó a que nos fúesemos rápido mientras pálida veía como una caja que contenía botellas de aguarrás se caía de la férrea estantería que la sostenía. Ni que decir tiene que huyó del lugar a una velocidad impropia de su edad y cuesta arriba.
¿Y después? Bueno, curioso es que una vez comentado lo ocurrido, el silencio se adueñó de nuestras mentes. Todos habíamos presenciado algo inaudito, inexplicable, pero real; muy muy real. Esto no se podía poner en duda. Ocho chicos, ocho que podíamos dar fe de lo ocurrido.
Acabado el curso escolar, yo cambié de residencia y perdí mucho contacto con estos amigos, pero aún hoy, cuando encuentro en momentos puntuales que por allí paso a alguno de ellos, siempre sale esa conversación y  es que todos fuimos conscientes de que algo inexplicable ocurrió y ese algo venía motivado por otro algo nada tranquilizador. No parece que hasta la fecha, ninguno de los asistentes a la sesión hayamos tenido ningún tipo de secuela, pero os aseguro, que la expresión "cagarse de miedo", puede aplicarse a al evento sin ninguna duda.


Por cierto, el piso y su garaje se  vendieron a los dos meses, eso es lo único que se con certeza. Bueno, esto y que lo que hay detrás de la OUIJA, es de una naturaleza que escapa a nuestra comprensión. Por eso mi consejo es que no se realice. Estas "energías" por llamarlas de alguna manera pertenecen a otro mundo, que puede que esté en este, pero de momento son inexplicables y lo que es peor, impredecibles.

Publica en tu red

Bookmark and Share

Entradas populares